¡Fuera Elba Esther del SNTE!

ELBA ESTHER Y LA LEY DE HERODES

César Navarro Gallegos / La Jornada/ 3 noviembre 2012

Al igual que el presidente municipal de San Pedro de los Sahuaros de la película La ley de Herodes, que reformaba a su gusto la Constitución de la República, la dirigente del SNTE altera cada vez que le viene en gana los estatutos de esa organización para inventar e imponer nuevos cargos que le aseguren su permanencia al frente del gremio magisterial. Así ha ocurrido a lo largo de todos los congresos del SNTE desde que fue ungida como líder sindical por Carlos Salinas. El recién celebrado sexto congreso nacional extraordinario no fue la excepción: en éste desapareció el cargo de presidenta del SNTE, que fue creado por y para ella, y en su lugar instauró un nuevo órgano supracupular en la dirección nacional del sindicato que también es presidido por la propia Gordillo.

La forma en que se desarrolló el encuentro magisterial revalidó las viciadas prácticas corporativas que imperan en el sindicato. El congreso fue integrado exclusivamente con más de 3 mil delegados pertenecientes al segmento institucional; es decir, afines a Elba Esther. A última hora, como en ocasiones anteriores, la sede del congreso fue cambiada y trasladada de la costa de Baja California hasta la Riviera Maya, en Quintana Roo, para evadir la eventual presencia y protestas de la disidencia magisterial. A través de un operativo realizado casi en secrecía, la mayoría de los delegados fueron conducidos por vía aérea desde sus lugares de origen hasta el consorcio hotelero en el que fueron acuartelados. La reunión fue resguardada, una vez más, mediante un cerco de seguridad que incluyó a la policía federal, estatal y grupos especiales del propio sindicato, sobrevuelos de helicóptero y el bloqueo de carreteras de acceso al lugar. En suma, en un entorno de apacible tranquilidad y normalidad democrática.

La mascarada congresista se evidenció a través de la absoluta unanimidad manifestada por los delegados al aprobar todos los acuerdos, resolutivos y modificaciones estatutarias previamente elaboradas por Gordillo y sus más cercanos. Bajo la unitaria docilidad de la escaramuza jaripeadora, el cálido ambiente vacacional y la generosidad con la que fueron obsequiados los delegados, entre otros, con una computadora para cada uno, se resolvió ampliar de cuatro a seis años el periodo de duración de los cargos en las instancias nacionales y crear un Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, con facultades y atribuciones por encima del Comité Ejecutivo Nacional. Todo ello para volver a ungirla durante seis años más y otorgarle mayores poderes dentro del sindicato. La farsa tuvo como punto culminante la votación de la única planilla contendiente, denominada Innovación y encabezada por Elba Esther, quien obtuvo un arrollador triunfo en este ejemplar ejercicio de democracia al más puro estilo del SNTE.

La celebración del congreso en la coyuntura actual no fue en modo alguno fortuita. Variando su costumbre de realizarlo apenas iniciado el sexenio con la presencia del presidente en turno y con el que para entonces había pactado alianzas y compromisos, en esta ocasión, ante la aparente ausencia de acuerdos con quien ocupará el Poder Ejecutivo o cuando menos hasta ahora no divulgados, la profesora se enfocó en reforzar el entramado de relaciones y estructuras en las que cimenta su poder y evidenciar la unidad y disciplina que priva dentro del gremio magisterial y demostrar que el control político que ejerce sobre el SNTE permanece intacto.

Al mismo tiempo, el congreso fue tribuna desde la que Elba Esther envió mensajes con dedicatorias distintas y prefiguró intenciones y estrategias políticas que el SNTE pretende desplegar en el sexenio por comenzar. Generosa y gratuitamente se autodescartó para ocupar la titularidad de la SEP en el nuevo gabinete, pues bien sabe que su nominación desataría una conflictiva de dimensiones incalculables cuyos costos políticos ni aun el gobierno de Peña Nieto está dispuesto a asumir. En cambio enfatizó la fuerza que representa el SNTE el más poderoso y democrático y más importante de México e hizo gala de independentista al recalcar que el magisterio no se arrodillaría, ni sería derrotado por nadie y que su tarea sería garantizar la autonomía de la agrupación magisterial. En calidad de autodenominada sierva de la nación magisterial se aprestó a exigir la preservación de lo que considera como un bien patrimonial del SNTE: su corresponsabilidad en la conducción del sistema educativo.

Es evidente que Elba Esther y la facción hegemónica del SNTE se alistan para refrendar y ampliar las concesiones y privilegios, así como la creciente injerencia hasta ahora acumulada en el sistema educativo, en retribución de su colaboración en la sanción de las reformas regresivas, excluyentes y mercantilistas que se han impuesto en la educación. Por ende, con o sin la existencia una alianza formalmente signada con el próximo gobierno, es totalmente previsible que llegue a establecerse una confluencia político-sindical que posibilite la continuidad del proyecto educativo neoliberal. De este modo Gordillo podrá proseguir con el más rentable negocio de su empresa sindical: la venta del trabajo magisterial y la educación pública.

Para imprimir: ELBA ESTHER Y LA LEY DE HERODES

¡Fuera Elba Esther del SNTE!

EL SNTE, PROBLEMA NACIONAL

Arnaldo Córdova / La Jornada 28 octubre 2012

No es ninguna exageración: el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se ha convertido en un obstáculo para la política general del Estado en México, en muchas materias que tienen que ver directamente con la gobernabilidad del país y, por supuesto, con el éxito que las acciones de gobierno deben tener. Una organización que sólo en cuotas de sus afiliados recibe más de tres mil millones de pesos es, sin lugar a dudas, una potencia en todos los ámbitos. Ningún partido político, con todo y el enorme presupuesto dedicado a su mantenimiento, dispone de medios semejantes.

Para empezar, el SNTE es un factor sin el cual la política educativa del Estado no podría llevarse a cabo. Desde hace mucho tiempo se encuentra aposentado en las estructuras de poder de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y desde ese sitial decide, la mayoría de las veces, los derroteros que dicha política debe seguir. Muchos de los funcionarios de esa secretaría son miembros o personeros del sindicato y, cada uno en su ramo, decide por sí lo que en él se hace dejando, muchas veces, a los titulares de la secretaría como meros espectadores impotentes de muy diversas y cruciales decisiones en la política educativa.

Es un hecho que esa agrupación corporativa de poder se encuentra adueñada de una de las principales funciones del Estado nacional y que es la que tiene que ver con la impartición de la educación pública en México.

Es bien sabido, además, que el SNTE controla otros órganos del poder del Estado que nada tienen que ver con la función educativa. A la hora de los repartos de poder, el SNTE y su dirección plutocrática siempre encuentran el modo de colocar a los suyos, sea en un organismo como la Lotería Nacional, sea en el ISSSTE, como una forma clara de cedimiento del poder del Estado. Y no sólo. Varios estados llegan fácilmente a ser gobernados por miembros del gremio o sus allegados como resultado del enorme peso político que el sindicato acumula en el escenario nacional.

Hay que recordar, a propósito de este fenómeno, que uno de los puntales teóricos de la soberanía del Estado radica en que ningún poder particular o privado puede prevalecer sobre el mismo. Es un principio rígido pero, como todos los principios, cuando se les ve en la realidad, aparecen mediados por muchas circunstancias y acuerdos que los vuelven diferentes de cómo se les planteaba en la teoría. Pero es un hecho que cuando el Estado cede su hegemonía sobre el gobierno de la sociedad, trátese del asunto de que se trate, el Estado se ve disminuido y limitado, de modo que su soberanía sufre excepciones que la vuelven imposible.

En las relaciones del SNTE con el Estado mexicano, aparecen claramente deformaciones y contrastes que nos dicen que el Estado ha claudicado en sus funciones frente a un poder particular, corporativo, y que éste ha acabado sustituyéndose al Estado soberano en sus funciones.

Un Estado que cede su soberanía, por entero o por partes, a los poderes privados es un Estado que renuncia a gobernar a la sociedad. Los poderes privados son incapaces de actuar en el nombre de intereses generales o del bienestar de la sociedad en su conjunto. Para eso se inventó el Estado. Cuando un grupo así se sustituye al Estado actúa de acuerdo con sus intereses y en desmedro de los intereses generales. Por ello mismo los privados deben ser mantenidos en su propia esfera y evitar que usurpen las funciones del Estado. El SNTE es incapaz de actuar de acuerdo con una política general de beneficio a la sociedad. Sus intereses son privados y contrarios a los intereses del Estado y de la sociedad.

¿Cómo fue que llegamos a una situación como ésta? Desde luego que el SNTE no es una excepción. Muchos otros sindicatos, como el de petroleros, electricistas, empleados del Estado y muchos más también ejercen su dominio sobre funciones que son claramente estatales. Pero en el caso de éstos encontramos siempre relaciones en las que median otros actores y, a final de cuentas, se someten a los designios estatales. En el caso del SNTE hay una tendencia a enrocarse en las posiciones políticas ganadas para defender sus privilegios de casta y, llegado al caso, incluso para confrontar al Estado.

Su liderazgo ha llegado a adquirir un grado tal de autonomía que le permite lo que en otros casos sería una anomalía: actuar, por ejemplo, de modo independiente respecto del Estado y de la misma SEP; pasar de un color partidista a otro (del PRI, como tradicionalmente lo fue hasta que su lideresa fue obligada a abandonar sus filas, al PAN o, incluso, a la formación de un partido propio, Nueva Alianza, al que no duda en torpedear cuando se vislumbra en el horizonte una nueva oportunidad política, como ocurrió en las pasadas elecciones); establecer alianzas particulares que los agremiados de ninguna manera controlan y a veces ni sospechan.

Todo mundo sabe de la enorme eficacia que los activistas del sindicato suelen mostrar en los procesos electorales. Eso les permite ofrecerse como moneda de cambio siempre al mejor postor. Muchos de esos activistas trabajaron no por su candidato, sino por Enrique Peña Nieto, con el cual está en veremos el tipo de relaciones que se tendrán durante su gobierno. Con un millón y cuarto de afiliados, el SNTE cuenta con 22 mil 353 personas que, según denuncia de Mexicanos Primero, organización patronal acérrima enemiga suya, cobran como maestros o directivos escolares y trabajan para el sindicato (lo mejor sería decir, para su núcleo directivo, liderado por Elba Esther Gordillo).

Todo el que haya tenido el hígado necesario para escuchar o leer la versión estenográfica del discurso de la Gordillo en el reciente Congreso de Playa del Carmen habrá podido advertir el espíritu de fortaleza sitiada que prevalece en el SNTE. Ello fue notorio después de la ruptura con el PRI. El PAN en el gobierno lo trató como un simple aliado de paso sin que llegaran muy lejos los compromisos contraídos. Ha logrado neutralizar las masivas acciones en su contra de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) cediéndole aquí y allá posiciones que siempre le disputa pero que, en el fondo, deja en manos de sus adversarios para evitar que su oposición se extienda.

Con el PAN no debe haber mucho más que el SNTE pueda esperar. Por lo que puede verse, los compromisos se agotaron con la salida de los panistas del gobierno y la Gordillo reclamó en su discurso que de su parte hubo cabal cumplimiento. La preocupación ahora debe estar centrada en las relaciones que habrán de establecerse con el entrante gobierno priísta y muy pocos deben ser los enterados de los acuerdos que ya se hayan logrado, si es que los ha habido.

Gordillo se sintió en la necesidad de advertirle al que anda por Europa que “nosotros vamos a construir nuestras opciones educativas (…) esperamos la de él, la analizaremos con respeto, con espíritu solidario, con ánimo de contribuir a un buen gobierno y ahí estaremos”. Se parece a una oferta, pero también a una autodefensa. Ya veremos de qué cuero salen más correas.

¡PASA LA VOZ!

3ª Reunión de la Red de Maestros por una Educación Emancipadora

27 de octubre 11 a 14 hrs.

Sala “Profr. Misael Núñez Acosta”

de la Sección 9 Democrática, Belisario Domínguez 32, Col. Centro

PROPÓSITO:
Reflexionar sobre las fuentes y componentes de una planeación didáctica alternativa, para renovar la práctica docente desde la perspectiva de una educación y cultura  democrática.

CONTENIDO:

1. Recapitulación de las ideas centrales de la sesión sobre diagnóstico incial.

2. Conceptualización de una planeación didáctica alternativa.

3. Fuentes y componentes de una planeación didáctica democrática.

4. Esquema de una  planeación didáctica alternativa para el 2 bimestre del ciclo escolar 2012-2013.

Comisión Seccional de Educación

¡A discutir el futuro de la novena!

DECIDAMOS UN CAMINO PROPIO

El gobierno federal, el presidente impuesto,  los partidos políticos a través de sus miembros en el  Congreso de la Unión, el poder judicial y las mafias sindicales encabezadas por personajes siniestros como Elba Esther Gordillo, (recién reelecta bajo las peores métodos del charrismo)  se están abocando a profundizar la aplicación de las políticas neoliberales en nuestro país, sus efectos son devastadores en lo económico, lo social, lo ambiental y por supuesto  en lo ideológico, cultural y educativo. En el terreno político, los neoliberales en el poder recurren a un estilo autoritario de gobierno, característico de regímenes militares para aplicar sus estrategias, como en la reciente represión a los normalistas y maestros de Michoacán. Frente  a esta situación, nosotros los profesores, junto con nuestros alumnos, padres de familia y otros sectores que también padecen los estragos de este sistema, tenemos que consolidar la Unidad, la Organización y tomar nuestra cotidianeidad con sentido crítico, como la fuente de construcción de nuestra subjetividad teórico-práctica; resistir e insistir con inteligencia y dignidad para enfrentar con éxito estas políticas neoliberales, derrotarlas y enviarlas al estercolero de la historia

En este contexto los maestros de la Sección 9, en su XIX Congreso democrático precisaron que es urgente reflexionar y definir de manera seria y responsable el mejor camino para construir una organización autónoma, independiente, participativa, lo más numerosa posible, que funcione democráticamente y que esté dirigida por representantes electo por la base, una organización que no necesite del permiso de nadie para actuar; hasta el momento, el movimiento democrático ha esbozado tres posibilidades para hacer realidad este planteamiento, cualquiera de las opciones implica un proceso intenso de análisis, reflexión organización y movilización de todos los  maestros de la sección 9.

Las alternativas que se debaten son:

a) Exigir al CEN del SNTE la convocatoria para la realización del Congreso estatutario, sin condiciones.

b) Nombramiento de un nuevo Comité Seccional Democrático en el marco no estatutario.

c) Creación de un Sindicato Independiente del SNTE.

De igual forma, en el marco de fortalecer la organización y la estructura del Movimiento Democrático Magisterial, así como buscar vías para dotarnos de recursos materiales y financieros, hemos contemplado que la formación de una Asociación Civil, puede ser ese mecanismo que nos ayude a potenciar nuestro Movimiento.

La intención es que los coordinadores de zona y representantes de escuela vayan generando la discusión con los docentes, respecto a su disposición a ser miembros de la Asociación Civil y a la conveniencia de que el Comité Ejecutivo Seccional Democrático sólo ofrezca gestoría y defensa sindical a aquellos maestros que sean parte de dicha Asociación. Un documento formal de adhesión y requisitos se hará entrega en la reunión del 9 de noviembre del 2012.

La actual situación laboral, sindical y educativa requiere que tomemos definiciones y acciones profundas, te exhortamos a que participes en ellas y difundas y discutas con tus compañeros los siguientes documentos que aprobó el XIX Congreso Seccional Democrático.

PARA IMPRIMIR:

NOTINUEVE 42 OCTUBRE 2012

LA FORMACIÓN DE UNA ASOCIACIÓN CIVIL

PROS sindicato independiente

MENSAJE A LA ASAMBLEA DE ELECTORES

Pleno extraordinario 24 octubre 8 pm ante la intención de imposicion de comision ejecutiva en la 9a

ELBA ESTHER: 23 AÑOS DESPUÉS

Luis Hernández Navarro / La Jornada / 23 octubre 2012

Ataviada con un lujoso vestido blanco, Elba Esther Gordillo tomó posesión como nueva secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) la mañana del 24 de abril de 1989. El presidente Carlos Salinas de Gortari acababa de designarla en remplazo de Carlos Jonguitud Barrios, cacique del gremio durante casi 17 años.

En aquella ocasión no hubo aplausos. Los cerca de 100 delegados llevados por la Secretaría de Gobernación no mostraron una sola expresión de júbilo, ni siquiera aplaudieron. “Sé que es una situación difícil –dijo ella–, yo comprendo su silencio.” Horas más tarde, embriagada de júbilo, confesó ante las cámaras de Televisa que había cumplido uno de sus sueños más anhelados.

El ungimiento, a todas luces ilegal, fue justificado ante la opinión pública como parte de la renovación moral de los sindicatos. Frente a los micrófonos de cadenas de radios y blocs de notas de periodistas, Elba Esther repitió una y otra vez: ¡El sindicato jamás volverá a permitir la instalación de un cacicazgo, porque daña la conciencia, el intelecto de México!

Más de 23 años después de su primera toma de posesión como dirigente nacional del SNTE y de sus promesas de no permitir un nuevo cacicazgo, La Flaca –como le decía Jonguitud Barrios, su mentor, a quien ella llamaba El Señor– fue nombrada nuevamente líder nacional del gremio, ahora como presidenta del recientemente creado Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública.

El consejo no es otra cosa que un nuevo organismo creado para permitir que, bajo otros nombres, subsista el liderazgo vitalicio de Elba Esther. Para que no le digan que viola los estatutos reeligiéndose al frente de las instancias nacionales de conducción del sindicato, en cada ocasión en la que debe dejar el puesto cambia los estatutos e inventa mecanismos de representación antes inexistentes. Así lo ha hecho desde que en enero de 1990 buscó cubrir su imposición con el manto de la legalidad de un congreso extraordinario organizado a modo. Así lo hizo, por ejemplo, en 2004, en el congreso de Tonatico, en que se declaró presidenta del SNTE, cargo inventado a modo para ella.

Elba Esther no quiere que nadie le haga sombra. Para ello, en esta ocasión, incorporó al nuevo organismo los cadáveres sin músculo de los antiguos secretarios generales del gremio, en lo que parece ser una reproducción en vivo y a todo color de la galería del terror sindical del edificio gremial de Venezuela 44, en la ciudad de México. Por ejemplo, José Luis Andrade Ibarra, encargado en esta ocasión de clausurar el sexto congreso nacional extraordinario, apodado El Llorón por la facilidad con que las lágrimas brotan de sus ojos, fue un exaltado apologeta de Carlos Jonguitud Barrios. Cuando la caída del Padrino era inminente, Andrade le dijo: ¡Usted no tiene derecho a irse, usted es patrimonio del sindicato, usted pertenece al magisterio nacional! Ahora, por supuesto, es el más elbista de los elbistas.

Y como en el mundo del sindicalismo charro no hay diferencias que la inclusión en la nómina no resuelvan, algunos de los elegidos para integrar este consejo estuvieron entre los 100 delegados que en 1989 le negaron el aplauso, como es el caso de Humberto Dávila, aliado de Líebano Sáenz a finales del sexenio del presidente Ernesto Zedillo, de quienes infructuosamente intentaron rebasarla por la derecha. La chequera del SNTE da para eso y más…

Como hizo en el pasado El Señor, y la misma Elba Esther, el sexto congreso extraordinario del SNTE se llevó a uno de los puntos más alejados del territorio nacional. Ahora fue Playa del Carmen, Quintana Roo, como en otras ocasiones han sido Chetumal, Cozumel, Chihuahua o Baja California. No hay problema con los costos; lo importante es evitar sorpresas desagradables.

Como se ha hecho en ocasiones anteriores, esta vez se modificó la sede del congreso en el último momento, no obstante que en la convocatoria deben estar claramente señalados lugar y fecha de su realización. Así lo hizo Elba Esther con el cuarto congreso extraordinario, inaugurado por el presidente Vicente Fox en Chihuahua y trasladado durante a la noche a escondidas, a un lugar incierto, en una población de ejidatarios en el norte del estado. Por supuesto, las autoridades laborales pasarán ahora por alto esta anomalía, que ameritaría que no se otorgara la toma de nota a la nueva dirigencia sindical.

Tampoco hubo mucha novedad en los tiempos que la profesora Gordillo escogió para celebrar el congreso. Así se las gasta. Escogió el final del sexenio de Felipe Calderón, cuando el presidente no tiene fuerza ya para ponerle condiciones a la líder vitalicia, y antes de que Enrique Peña Nieto se instale en Los Pinos.

Que nadie se llame a engaño. No hay ningún pleito entre Peña Nieto y Elba Esther, nunca lo ha habido. La maestra tiene excelentes relaciones con el ex gobernador del estado de México. Su yerno, Fernando González, llamó a votar por él, y no por Nueva Alianza (Panal). Más aún: Gabriel Quadri, su candidato presidencial, tuvo apenas 2.29 por ciento de los votos, mientras los legisladores del partido alcanzaron más de 4 por ciento. ¿Casualidad? De ninguna manera. Simple y sencillamente, se repitió la receta de 2006, en la que sacrificó a Roberto Campa para apoyar a Felipe Calderón.

No hay entre ambas fuerzas diferencias programáticas de fondo. Elba Esther es tanto o más neoliberal que Peña. Siempre ha defendido las reformas estructurales. Ella promovió la aprobación de la reforma hacendaria foxista que incluía el cobro del IVA a fármacos y alimentos, y la reforma privatizadora al ISSSTE.

Lo que sí hay es una negociación entre dos fuerzas, y un juego de sombras. Elba Esther quiere cobrar los servicios prestados, mientras el equipo de Peña Nieto, presionado por sectores de la iniciativa privada que tienen con la maestra un pleito a fondo, necesita aparecer ante la opinión pública como que no hace concesiones mayores al sindicato. En los hechos, ambos caminan juntos. En sus 23 años al frente del SNTE, la profesora Gordillo se prepara para seguir haciendo de las suyas.

Para imprimir:ELBA ESTHER 23 años despues

¡Fuera Elba Esther Gordillo del SNTE!

RECHAZA LA CNTE MANIOBRA PARA ETERNIZAR EL CACICAZGO

  • Exigen maestros disidentes la salida inmediata de la lideresa

Carolina Gómez Mena / La Jornada / 21 De Octubre De 2012, P. 7

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación marcharon la tarde de ayer hasta el edificio en Polanco donde tiene un departamento Elba Esther Gordillo. Al final quemaron un monigote en la calle Galileo. Foto José Antonio López

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) expresó su repudio a los resolutivos del sexto congreso nacional extraordinario que encabezó Elba Esther Gordillo en Playa del Carmen, Quintana Roo, así como el nuevo cargo que la lideresa se adjudicó y por el cual estará seis años más al frente del gremio.

En una manifestación realizada la tarde de ayer en las cercanías del penthouse que posee Gordillo en la calle Galileo, en Polanco, integrantes de la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación demandaron la salida inmediata de Gordillo Morales del gremio que ha dirigido desde hace 23 años, así como que se castiguen sus tropelías, entre ellas la persecución de los disidentes y haber causado un inmenso daño a la educación del país.

Durante el mitin aseguraron que Gordillo es también la culpable del despido injustificado de maestros en Puebla por la no aplicación de la prueba Enlace y exigieron la libertad de los ocho normalistas que permanecen recluidos en Michoacán tras las protestas en contra de la reforma curricular a las escuelas normales.

Pedro Hernández, secretario de organización del comité ejecutivo democrático de la sección 9 precisó durante la manifestación que es una burla para los maestros que Gordillo Morales pretenda permanecer otros seis años al frente del gremio y que con esta especie de prórroga de su liderazgo vaya a completar casi tres décadas en la dirección del SNTE.

Expuso también que ante este nuevo mandato de la lideresa la CNTE llamará a todas sus integrantes a intensificar movilizaciones, entre ellas marchas, mítines y paros. Es necesario que los maestros de todo el país se pronuncien contra de esta prolongación del mandato y mostremos el repudio. La mayoría de los maestros no está de acuerdo con esto, así que el llamado es a repudiar esta maniobra para permanecer en el poder tras una reforma ilegal a los estatutos, sobre todo porque ella no nos representa.

Recordó que hace seis años le crearon el cargo de presidenta del SNTE y ahora será la titular del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, lo cual dijo es una forma para eternizar su cacicazgo.

Sección 9 rechaza imposición

Hernández rechazó que en dicho congreso se haya acordado el nombramiento de una comisión ejecutiva para la sección 9, lo cual significa que nos quieren imponer sin ningún recato una representación a los maestros de educación básica del Distrito Federal, y eso lo repudiaremos porque legalmente aquí no tiene ningún asidero jurídico, porque desde hace dos años está desconocida la representación del SNTE y en el juicio interpuesto se les retiró la toma de nota.