Martha López y la educación pública.

Luis Hernández Navarro La Jornada 28 julio 2009

Martha López es profesora de quinto y sexto grados de primaria en una escuela de San Miguel Teotongo, en la ciudad de México. Tiene 46 años. Desde muy pequeña quedó huérfana. Para sobrevivir trabajó de sirvienta. Estudió en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros de 1980 a 1984. Es socióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana. Hizo una maestría en investigación educativa en el Instituto de Ciencias Pedagógicas de Cuba. Además de su esfuerzo y trabajo personal, es quien es gracias a la educación pública.

Nació en el Distrito Federal. Sus padres fueron campesinos sin tierra, que emigraron de Veracruz para buscar un mejor nivel de vida. Su padre murió de una manera muy sorpresiva cuando ella tenía cinco años; a los siete, su madre falleció. Su vida cambió rotundamente. “Quizás con ellos yo no habría sido maestra; sería otra cosa”, dice. “Dadas las condiciones de marginalidad y de orfandad en las que me encontraba, me hice maestra.”

A los nueve años de edad se quedó a vivir con una hermana mayor, conserje escolar. No por mucho tiempo. Tuvo que laborar como trabajadora doméstica para algunas familias de profesores. Recibía, a cambio, casa y comida. No le daban salario ni ropa ni calzado. “Yo los usaba usados”, cuenta ella. “Mi situación fue vivir de regalado.”

Irónicamente, de niña reprobaba en la escuela. Repitió primero y segundo de primaria. No encajaba dentro de un sistema educativo que le parecía opresor y autoritario. Sin embargo, una vez que quedó huérfana comenzó a destacarse, a participar, a ser de las alumnas sobresalientes. Adonde quiera que fue a trabajar nunca dejó de ir a la escuela.

Estudió primaria, secundaria, normal y universidad en escuelas públicas. Dadas las condiciones de vida que tenía, pasó por cinco primarias distintas. Nunca ha estado becada. Toda su vida ha sido de trabajo y estudio a la vez.

Decidió ser maestra por el consejo de un profesor al que admiró. Él enseñaba civismo. Sus clases eran muy sencillas, pero generaban conciencia. Su esposa y él la orientaron. Le dijeron: “tú lo que podrías hacer es irte a una escuela para maestros. Allí son cuatro años. Cuando termines, tú misma puedes seguir estudiando. Siendo maestra te puedes ayudar”. Hizo examen para entrar a la normal y a la preparatoria. Le fue bien en los dos, pero optó por el magisterio. De haberse metido a la preparatoria no habría podido mantenerse.

Al terminar sus estudios obtuvo una plaza de maestra. Era el 2 de septiembre de 1984. Después de laborar durante seis meses, dejó de ser interina y de manera automática adquirió la base en una primaria popular de San Miguel Teotongo. El centro escolar tenía una comunidad de padres de familia muy organizada. Sus maestros pertenecían a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. La colonia era un bastión de organización y lucha urbano-popular muy interesante.

Martha siempre ha sido muy sensible a la injusticia. Cuando en un Día del Niño una maestra de quinto año de una escuela en La Merced le exigió a los niños callarse y los amenazó con romper sus boletas de calificaciones si no lo hacían, Martha se puso de pie y le respondió: “maestra, de ninguna manera nos vamos a callar. ¿Qué no sabe que esto es una fiesta de nosotros, los niños? Si a usted no le parece, es usted la que se tiene que salir, ¿o no, compañeros?, porque ésta es nuestra fiesta”. De allí en adelante la profesora la maltrató, la sacó de los concursos y de la escolta. Pero ella no se sintió menos. “Al contrario –dice– me dio mucho coraje, mucha fuerza. Allí aprendí que no nos debemos dejar.”

Lo que le dio mayor conciencia de lucha sobre la situación nacional fue una marcha-caravana que vino de Oaxaca a la ciudad de México en 1985. La encabezaban maestras triquis, descalzas, con sus hijos pequeños y sus mochilas a cuestas. Eso la impactó profundamente. Al verlas en el Zócalo se le llenaron los ojos de lágrimas; se le hizo un nudo en la garganta. Se dijo a sí misma: “¿cómo es posible que vengan compañeros de otros estados caminando, con sus hijos, en esas condiciones, con los pies sangrando?”

Martha vivió el estallido del movimiento magisterial democrático de 1989 de una manera intensa. Se convirtió en activista. Estuvo día y noche en el plantón que se instaló frente a la Secretaría de Educación Pública. Formó parte de diferentes brigadas y comisiones. Recolectó víveres. Descubrió allí que las personas más humildes, las que menos tienen, son las más solidarias. Gente muy pobre cooperaba con bolsas llenas de mandado. Desde entonces ha seguido siendo una activista. No ha ocupado puestos de representación sindical.

Una fotografía suya apreció en La Jornada en aquellos días. En ella, Martha portaba un cartel de protesta en la mano, detrás de la curul que el entonces líder máximo del sindicato magisterial, Carlos Jonguitud Barrios, ocupaba en la Cámara de Senadores. Ella recuerda muy bien ese día: “Este señor se quitaba y se ponía los lentes, sudaba”, cuenta. “Se veía muy débil y nervioso. Se me hizo que se desmoronaba. Daba lástima verlo. Me dije: ‘¿a poco ese hombre es el dueño de la educación en este país?’ A mí eso me dio muchas fuerzas para ponerme atrás de él y demostrarle que no le teníamos miedo”.

Según Martha López, la educación pública en el siglo XX jugó un papel primordial en el desarrollo del país. “El ejemplo soy yo”, afirma. “Fue un instrumento de promoción, de superación y de mejor calidad de vida. Tiene que mantenerse. Es una posibilidad para los que menos tienen, los pobres de los pobres. Tanto en el campo como en la ciudad hay gente muy inteligente, muy capaz, que se merece una oportunidad y mejores condiciones de vida. México ha avanzado gracias a la educación pública. Sin ella no somos nada.”

Esa educación pública libra hoy una batalla de vida o muerte. Iniciativas como la Alianza para la Calidad de la Educación y líderes sindicales, como Elba Esther Gordillo, quieren ahogarla.

Los maestros democráticos, como Martha, la defienden hasta las últimas consecuencias. Gracias a ella son lo que son.

  *Martha de Jesús López Aguilar es profesora de primaria de la Sección 9, acaba de publicar el libro “El movimiento magisterial en la primavera de 1989” que puede adquirirse en Belisario Domínguez 32, Col. Centro, en la Librería de la Jornada o solicitarse a urama@prodigy.net.mx

Anuncios

RECORDATORIOS

ENTREGA DE MEDALLAS POR 25 AÑOS DE DOCENCIA
14 de julio 9:30 hrs Cine Venustiano Carranza, ubicado en Lazaro Pavia s/n
entre Fray Servando y Luis Lara Pardo, Col. Jardin Balbuena (atras de la Delegacion Venustiano Carranza)
 
REUNION DE SOLICITANTES DE BECAS 15 DE JULIO 11 HRS. AUD. 15 DE MAYO

ASISTE del 20 al 22 de julio

PRIMER SEMINARIO:

            ANÁLISIS DE LA REFORMA INTEGRAL DE EDUCACIÓN BÁSICA

La crisis de la educación es reflejo de la crisis estructural que  la sociedad mexicana padece, y solo la superación de esta creara la condiciones para que el proceso educativo sea renovado en forma verdaderamente eficaz y estabilizadora, en esta perspectiva no es posible democratizar la educación en México sin democratizar su economía, por  ende superestructura política.

En el marco de la profunda crisis del modelo económico capitalista que se impone a lo largo y ancho de nuestro país, golpeando a los más desposeídos económica, social y culturalmente,  las mafias del poder económico y político se aprestan a imponer una denominada “Reforma Integral de la Educación Básica”, con la clara intensión de concretar un nuevo reordenamiento corporativo de la sociedad mexicana para seguir saqueando los recursos humanos, naturales y culturales de México.

En este contexto, los trabajadores de la educación, los alumnos y padres de familia tenemos una responsabilidad de carácter histórico para que, desde la posición,  punto de vista y método  de los trabajadores nos avoquemos a indagar la naturaleza, finalidades reales  e impacto de la reforma educativa en los niños, jóvenes, y en la sociedad mexicana en general, que las mafias encabezadas por Calderón y la Gordillo instrumentarán a partir del ciclo escolar 2009-2010.

El propósito de esta tarea es coadyuvar a la articulación de  un gran frente pedagógico cultural, que resista y frene las políticas neoliberales mediante la crítica-preparación-construcción de propuestas educativas congruentes con las necesidades e intereses de la población, para que mexicanicemos a México.

Por los motivos señalados,  la Sección 9, a través del Colectivo de Educación y Cultura del Comité Ejecutivo Seccional Democrático convoca a los trabajadores de la educación del Distrito  Federal y estados de la región centro de la CNTE, a los alumnos de educación básica, padres de familia e investigadores en la materia, a participar en el:

Primer Seminario

 “ANÁLISIS DE LA REFORMA INTEGRAL DE EDUCACIÓN BÁSICA”.

 

A realizarse los días 20, 21 y 22 de julio de 2009,  de 10:00 a 14:00 hrs., en las instalaciones de la Sección 9 Democrática de la CNTE, con domicilio en Belisario Domínguez No. 32, Colonia Centro Histórico; Ciudad de México.

 

PROPÓSITOS: Analizar la naturaleza e impacto social de la Reforma Integral de la Educación Básica, en el contexto socioeconómico actual, para avanzar en la construcción de propuestas educativas alternativas.

 

METODOLOGÍA:

·       Conferencias,

·       Panel

 

ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN DEL TEMARIO-PROGRAMA:

20 de julio de 2009

21 de julio de 2009

22 de julio de 2009

Inauguración.

Conferencia:

La Reforma Integral de la Educación Básica  -RIEB- en el contexto socioeconómico actual

 

Conferencia:

El papel del Estado Mexicano en la RIEB

 

Coconferencia.

Hacia un curriculum de educación básica alternativo

Preguntas y respuestas

Preguntas y respuestas

Preguntas y respuestas

Receso

Panel

La reforma Integral de la Educación Básica y el tipo de mexicano que pretende formar

Panel

Repercusiones  económicas, educativas  culturales laborales, y profesionales de la RIEB.

Panel

La posición del SNTE y La CNTE ante la actual política educativa

Conclusiones y clausura

 

EVALUACIÓN: Elaboración de la Memoria del 1er Seminario: “Análisis de la RIEB”.

Se otorgará a todos los participantes constancia con valor curricular.

Informes e inscripciones: urama@prodigy.net.mx  tel. 55 29 42 97 cel. 55 51 83 60 94

 

COLECTIVO DE EDUCACIÓN Y CULTURA DE

LA SECCIÓN 9 DEMOCRÁTICA