Evaluación formativa. Manuel Pérez Rocha

EVALUCIÓN FORMATIVA: NECESIDAD ATENDIBLE, DERECHO EXIGIBLE
Manuel Pérez Rocha / La Jornada 3 abril 2014

Toda evaluación (por supuesto excepto las autoevaluaciones) implica una problemática y delicada relación entre el evaluador y los evaluados, relación complicada no sólo con retos técnicos, sino principalmente con definiciones filosóficas y políticas, y la presencia de explicables y agudos factores emocionales de ambos actores. Esta relación y los frutos de la evaluación dependen, entre otros elementos, de los fines perseguidos por el evaluador y de la forma como los percibe el evaluado. Los gobiernos del PRI y del PAN, y sus asesores de la OCDE y Televisa/Mexicanos Primero, han concebido la evaluación como un espacio de control de sus empleados los maestros, y un instrumento para castigar a quienes son considerados incompetentes.
Los responsables de dirigir la educación pública del país en esos gobiernos han hecho múltiples declaraciones explícitas acerca de esa función punitiva de la evaluación; las reformas legales impuestas ilegalmente son lamentables pasos para poner en práctica sus aberrantes políticas, no obstante los nuevos discursos de la SEP plagados de oportunistas zalamerías a los maestros. No puede, pues, extrañar la reacción del magisterio –no sólo el coordinado por la CNTE, sino múltiples sectores de este gremio en todo el país– en contra no de la evaluación como tal, sino en contra de un proyecto de evaluación caracterizado por su debilidad técnica, su arbitrariedad e incluso ilegalidad.
El conflicto sigue vivo y de manera heroica muchos maestros siguen combatiendo las inaceptables e ilegales reformas legales. En estas circunstancias no se puede desatender la postura manifestada por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación por boca de su presidente la maestra Sylvia Schemlkes en reiteradas declaraciones recientes. En primer lugar, ha insistido en definir a la evaluación como herramienta para conducir la mejora de la educación. Por supuesto, este debe ser el objetivo principalísimo, pero para enfrentar las reacciones negativas en contra de esta atinada definición –sin duda insatisfactoria para quienes se obsesionan con la expedición de certificados y la rendición de cuentas–, debe reconocerse la necesidad de otras evaluaciones en las cuales se sustenten esas funciones administrativas (certificación y rendición de cuentas).
Otro concepto del INEE digno de atención se refiere a las funciones de este instituto. Este organismo –ha declarado la maestra Schmelkes– debe ser visto como una instancia de la sociedad civil para vigilar la actuación del Estado en materia educativa. Con razón el doctor Carlos Ornelas, reconocido especialista en educación, se pregunta si un organismo del Estado (el INEE) puede ser considerado como una instancia de la sociedad civil. Al margen de definiciones formales, la duda es válida, pues este nuevo instituto ha sido dotado de un consejo social en el cual tienen preponderancia (término de moda) fuertes intereses corporativos con artimaña disfrazados de sociedad civil. Ejemplo: en esa posición están la Confederación Patronal de la República Mexicana (la celebérrima Coparmex) y Televisa/Mexicanos Primero.
La inclusión de estos dos fuertes intereses políticos y económicos en el consejo del INEE es, sin duda, ilegítima pues, conforme un requisito estatutario del propio INEE para la conformación de ese cuerpo colegiado, sus miembros deben haber demostrado un compromiso con la educación nacional. ¿Es este el caso de la Coparmex? ¿Acaso no conocen sus históricos embates a la educación pública mexicana? ¿Cumple este requisito Televisa? ¿Cómo es posible que a estos intereses económicos y políticos se les haya dado más importancia que al Consejo Mexicano de Investigación Educativa (el Comie), agrupación de cientos de prestigiados investigadores de estos temas y cuyo trabajo institucional, académico, es de reconocido valor?
Otro concepto expresado por la presidenta del INEE, causa de justificado interés, es la tesis de que la evaluación de los profesores debe ser vista como un derecho. Concepto opuesto al impulsado por la SEP, Televisa/Mexicano Primero, y la OCDE: la evaluación como un instrumento de control. La evaluación de los estudiantes, concebida como instrumento de control y discriminación, de manera mecánica se trasladó al ámbito de la evaluación de los maestros, quienes pasaron a ser una especie de escolapios adultos. La propuesta del INEE tiene fundamento sólido pues la tarea de los maestros se vuelve crecientemente compleja, y la evaluación bien concebida y realizada se convierte en un apoyo esencial para el cumplimiento de su delicada tarea. Para los maestros, una evaluación diagnóstica y formativa de sus conocimientos, de su preparación y de su desempeño es una necesidad; es una necesidad no sólo profesional sino personal, atendible, y por tanto es un derecho.
También la evaluación de los estudiantes debe ser concebida como un derecho exigible puesto que es una necesidad atendible. Hace casi 10 años este concepto quedó plasmado en la Ley de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. El artículo sexto de esta ley dice: VI. Todos los estudiantes tendrán derecho a que, a lo largo de sus estudios, se les practiquen las evaluaciones diagnósticas y formativas necesarias para que conozcan sus avances y carencias, y puedan llevar a cabo las acciones indispensables para lograr los objetivos académicos que se propongan. Los resultados de estas evaluaciones no podrán ser usados para restringir sus derechos, ni los estudiantes podrán usarlos para exigir certificaciones en condiciones distintas a las establecidas en el artículo 14 de esta ley y en los estatutos y reglamentos correspondientes (véase la congruencia en ese artículo 14).
La discrepancia en las formas en que se conciben las funciones de la evaluación en los dos órganos cúspide del Estado mexicano en materia educativa evidencia los graves problemas causados por el abuso político del gobierno de Peña Nieto con la mal llamada reforma educativa. El INEE también ha manifestado su compromiso de escuchar a todos. Ojalá en estas circunstancias pueda iniciarse una discusión a fondo de la educación, de su evaluación y de su reforma.

Acuerdos oficiales 716 y 717

Compañeros

Hay que analizar los documentos oficiales, considerar las graves afectaciones que trae la Reforma Educativa y organizarnos en la Sección 9 Democrática y en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la educación para enfrentar esta ofensiva contra la Educación Pública y los derechos de los trabajadores de la educación.

¡UNIDOS Y ORGANIZADOS, VENCEREMOS!

Acuerdo 716 Consejos de Participación Social

ACUERDO 717 Gestión Escolar

Asamblea Seccional 8 abril 7:30 pm

Asamblea Seccional
8 abril 7:30 pm.
Agenda
1. Información: a) De la CNTE b) De la novena. C) Perfil, parámetros e indicadores del SPD.
2. Acuerdos para enfrentar la aplicación de la Reforma Educativa.
3. Ruta del Congreso de Educación Alternativa de la CNTE y de la novena.
4. Tareas.
Asisten Representantes de Escuela, de Comités de Lucha, activistas, jubilados, interesados y CES
Aud. “Maestro Agustín Ascensión Vázquez”
Belisario Domínguez 32, Col. Centro
¡UNIDOS Y ORGANIZADOS, VENCEREMOS!

Son sólo amenazas, revira CNTE a Chuayffet

Son sólo amenazas, revira la CNTE a Chuayffet
http://culturaeducativa.org/?p=1370
Imagen

El señalamiento del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, con respecto a la posibilidad de retener el salario de los 158 mil maestros que no fueron censados, fuentes cercanas a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), señalaron al respecto que, son “sólo amenazas”.
“Tendría que despedir a todos los maestros de Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas… no pueden son más de 200 mil trabajadores”, señaló el maestro Pedro Hernández, miembro de la sección 9 de la CNTE.
De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), son 158 mil los maestros que se negaron a ser censados. En entrevista, el profesor Pedro Hernández, reiteró que la Coordinadora, ha señalado que un censo como éste, “es un valioso recurso de evaluación diagnostica que debió realizarse antes de promulgar una reforma hecha a ciegas y aprobada al vapor”, criticó.
De acuerdo con los datos del censo, “hay una estrecha relación entre las condiciones de marginación social, el rezago en la infraestructura escolar y la lucha de la CNTE”, señaló Pedro Hernández.
Si observamos las condiciones de la infraestructura escolar de Oaxaca, Michoacán y Chiapas, entidades donde la Coordinadora tiene una significativa presencia, encontramos lo siguiente:
En Oaxaca casi la mitad de las escuelas les hace falta agua, al15 por ciento, energía eléctrica; y más del 80 por ciento de los preescolares, primarias y secundarias, no tienen drenaje. El Rezago Social, según determina el INEGI, es “muy alto”.
Para incluir al sistema educativo de la entidad a la era digital, en la llamada sociedad del conocimiento; Oaxaca cuenta con que el 7 por ciento de las escuelas cuentan con una línea telefónica, casi el 90 por ciento adolecen de Internet, y el 70 por ciento de sus primarias y secundarias carecen de equipos de cómputo.
En Michoacán, una entidad con un menor rezago que Oaxaca, según el INEGI, pero con una amplia presencia de la CNTE, también se encuentran retos de infraestructura muy grandes; casi la mitad de los centros escolares requieren de quipos de computo, el 75 por ciento requiere de Internet, y más del 70 por ciento de una línea telefónica.
En esta entidad reconocida ahora por el conflicto con las denominadas “autodefensas”; el rezago social también se observa en el drenaje, casi la mitad de los preescolares, primarias y secundarias, requieren de éste.
Más precaria es la situación de Chiapas, 83 por ciento de sus escuelas, requiere de un equipo de computo, más del 90 por ciento carece de Internet y línea telefónica. En promedio, cerca del 70 por ciento de sus escuelas no tienen drenaje, la mitad de estos centros escolares funciona sin agua potable, una cuarta parte, también lo hace sin energía eléctrica.
Para la académica del Departamento de Investigaciones Educativas (DIE) del Cinvestav, Alma Maldonado, “lo que se debe revisar es la concentración por escuelas, zonas, ciudades”, señaló.
En entrevista, la académica del Cinvestav, expresó: “me llama la atención que el censo reportó gente frente a grupo que no es profesor o los casi 40 mil que quién sabe quiénes son”, dijo.
Y agregó “el tema de educación especial es uno de los más descuidados y abandonados, sin duda. Se tendrá que revisar con mucha calma el número de alumnos con necesidades especiales y el número de docentes capacitados para atenderlos, que estén frente a grupo”, resaltó Alma Maldonado.
A nivel nacional, el censo realizado por el INEGI, reveló que el Sistema Educativo Nacional (SEN), tiene las siguientes características: 2 mil 241 escuelas públicas hechas de materiales ligeros y precarios; 14 mil 444 sin pizarrón en todas las aulas; 36 mil 264 escuelas sin agua de la red pública o de un pozo; 20 mil 152 escuelas sin sanitarios; 81 mil 718 sin drenaje; 18 mil 564 sin energía eléctrica; 45 mil 837 sin áreas deportivas o recreativas; 125 mil 552 sin teléfonos; 123 mil 511 sin conexión a Internet.
En total, en México hay 261 mil centros de trabajo dedicados a la educación, de estos cerca de 24 mil (9.2 por ciento), se negaron a ser censados. Toda la información del sistema educativo en México, la puedes encontrar en línea aquí.

El sindicalismo es como el Rock

EL SINDICALISMO ES COMO EL ROCK*

ImagenPara mí, el sindicalismo es como el rock: no hay nada más prostituido, corrompido, distorsionado, saqueado, falsificado, plagiado, malinterpretado, vandalizado, duplicado, comercializado, robado, enmierdado, emputecido, humillado, perdido o desaparecido y declarado muerto, pero cuando se toca bien, es uno de los grandes inventos de la era industrial. Con los pocos instrumentos que necesita para existir, cuando se ejecuta por las razones que lo originaron, deja al desnudo su corazón humano, y nada late más contundentemente contra el oceánico poder financiero que está acabando con nosotros y con el planeta que habitamos.
Por eso, entre otras razones, me preguntó qué van a decir ahora de la teleserie House of Cards los mismos intelectuales y artistas mexicanos que escribieron en Milenio y que gorjearon en Twitter contra los maestros sindicalistas, ya sea pronunciándose a favor de la represión o echándoles la culpa a ellos de su desalojo (¡?), incluso cantando en redes sociales Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva para que los profesores pasaran la noche bajo la tormenta en el Zócalo. ¿Serán capaces ellos mismos de decir que la excelente serie es una “magnífica radiografía del poder” o algo parecido, aunque lo sea?
Porque, en esta historia [union spoiler alert, o como decíamos antes, si no la has visto, no leas la trama, y menos ésta que es sindicalista], a través del conflicto del sindicato de maestros en Estados Unidos, lo que en realidad se cuenta es la destrucción del sistema de educación pública que el capitalismo irremediablemente impone a través de “sistemas de evaluación” y “reevaluación” aprobados por el Congreso (sí, los mismos que los perredistas y morenos aprobaron en el Congreso) y escuelas “semiprivadas”, diseñados todos para acabar sobre todo con su enemigo primordial: el sindicalismo.
¿Qué dirán en la parte en la que el maquiavélico senador Frank Underwood explica más claro de lo que ellos querrían que “todo el mundo quiere a los maestros”, y que por ello primero hay que destrozar sus sindicatos desprestigiándolos, aprobando leyes que los despojen de su derecho a la negociación colectiva y que impongan reevaluaciones? ¿Cómo reaccionarán cuando vean que el propio legislador (¡y demócrata!: el equivalente a lopezobradorista que contrata a Bloomberg y a Giuliani en la ciudad de México) se manda apedrear por un sicario para que parezcan los maestros “violentos”?
¿Los mismos columnistas que rugieron contra la CNTE aplaudirán cuando vean en Netflix el odio fabricado contra los sindicatos, la forma como se logra que aparezcan en televisión hechos unos estúpidos y violentos; el mismo desprestigio que ellos mismos engendraron?
Apuesto miles de dólares a que sí. A que les encantará la serie y que no encontrarán ninguna similitud entre ellos y el horroroso personaje magistralmente interpretado por Kevin Spacey.

http://malu-huacuja-del-toro.blogspot.mx/2014/03/el-sindicalismo-es-como-el-rock.html?spref=fb
————–
*Opinión que no aparecería en la sección cultural de ningún periódico mexicano por no ser de la pluma de una niña bien portada y becada por el Fonca, como las que salen publicadas en La Jornada Semanal.